• Imagen I: Maiordo
  • Imagen II: A. Varela
  • Imagen III: Bosela
prevnext

DIVORCIOS

Introducción a la categoría de DIVORCIOS

Las presentes preguntas y respuestas son a modo orientativo, respondiendo a la propia opinión del abogado que las ha preparado.

Es muy importante reclacar que cada caso tiene sus propias particularidades, dado que las circunstancias personales de los cónyuges, pueden hacer variar aspectos de la posible sentencia que se emitiera en el procedimiento de divorcio. El tipo de trabajo de cada uno de los cónyuges, los horarios, la evolución en los ingresos familiares, la edad de los hijos, si son mayores o menores de edad sobre los que se planteará uno u otro régimen de visitas, el lugar de residencia, los bienes y deudas del matrimonio, y un largo etcétera de circunstancias que varían de un matrimonio a otro y que han de ser valoradas en su conjunto a la hora de realizar un asesoramiento lo mas objetivo posible. 

Ante cualquier duda que pudiera plantearse al lector acerca de cualquier asunto personal relacionado con esta categoría, se recomienda que consulte con un abogado, exponiéndole la totalidad de sus circunstancias personales que permitan al profesional tener una visión lo mas amplia posible con objeto de realizar un buen asesoramiento.

Periódicamente se irán añadiendo nuevas preguntas y respuestas con objeto de que se pueda acceder a la máxima información posible, facilitando al lector una primera idea acerca de como se desarrollará su caso concreto. 

1) ¿Cuales son las diferencias entre la separación y el divorcio?

El divorcio es la forma en que se disuelve el matrimonio. Con la separación ambos cónyuges siguen oficialmente casados, siendo que se suspende la vida en común, y tras la sentencia se disuelve el régimen económico matrimonial, por lo que las decisiones económicas que tome cada uno de los cónyuges no le afectará al otro "cesando la posibilidad de vincular los bienes del otro cónyuge".

En la actualidad la opción preferente es el divorcio (93,6%), habiendo quedado la separación como una opción residual (6,2%). Las nulidades apenas alcanzaron el 0,1%.

Con el divorcio se disuelve el vínculo matrimonial, pudiendo los cónyuges volver a contraer matrimonio con una tercera persona.

El único requisito exigido legalmente para que se pueda producir la separación o el divorcio es que hayan transcurrido 3 meses desde la celebración del matrimonio.

2) ¿Cual es la diferencia entre el divorcio de mutuo acuerdo y el contencioso?

El divorcio de mutuo acuerdo se realiza de forma amistosa por los cónyuges. En los divorcios de mutuo acuerdo se realiza, por el abogado, un Convenio Regulador, que es un documento en el que los cónyuges pactan las cuestiones relativas a los hijos (quien se queda con la custodia de los menores, el régimen de visitas, la pensión de alimentos para los menores, etc) y las económicas (uso de la vivienda familiar, si procede o no la pensión compensatoria para alguno de los cónyuges, pago de préstamos, quien utiliza los vehículos, etc).

El divorcio de mutuo acuerdo es mas rápido que el contencioso ya que, al contener el Convenio Regulador, una vez presentada en el juzgado la demanda de divorcio, tan solo se cita a los cónyuges para ratificar el convenio firmado y posteriormente el juez emite sentencia, en un plazo de entre dos semanas y un mes aproximadamente (dependiendo de cada juzgado estos plazos pueden variar), con lo que no hay juicio.

En el divorcio contencioso los cónyuges no se han puesto de acuerdo en la regulación de las cuestiones relativas a los hijos menores y las económicas, por lo cual habrá un juicio en el que se expondrán los puntos de vista de cada una de las partes y será el juez quien decida en la sentencia.

En los divorcios de mutuo acuerdo los cónyuges pueden llevar al mismo abogado y procurador, algo que no sucede en los divorcios contenciosos en los quie cada cónyuge deberá contratar a un abogado y procurador. 

3) ¿Se puede transformar el divorcio contencioso a mutuo acuerdo?

Sí. En cualquier momento del proceso se puede comunicar al juzgado mediante un escrito, que el divorcio se tramitará como mutuo acuerdo. Junto a este escrito habrá de acompañarse el Convenio Regulador pactado y firmado por los cónyuges. A partir de esta comunicación el juzgado los citará a ambos para que procedan a ratificar el convenio, y posteriormente, se emitirá la sentencia, sin necesidad de celebrar ningún juicio.

4) ¿Que es el Convenio Regulador?

El Convenio Regulador es un documento en el que los cónyuges pactan las cuestiones relativas a los hijos (quien se queda con la custodia de los menores, el régimen de visitas, la pensión de alimentos para los menores, etc) y las económicas (uso de la vivienda familiar, si procede o no la pensión compensatoria para alguno de los cónyuges, pago de préstamos, quien utiliza los vehículos, etc).

Solo puede haber Convenio Regulador en los divorcios de mutuo acuerdo, y se realizará antes de presentar la demanda de divorcio para adjuntarlo con la misma. Este convenio procederán a firmarlo los cónyuges y posteriormente habrán de ratificarlo en el juzgado cuando sean citados, para que sea aprobado judicialmente en la sentencia, con lo que ya tendrá efectos legales.

Los puntos del Convenio Regulador, relativos a los hijos menores de edad (atribución de la guarda y custodia, visitas, pensión de alimentos, etc), dado que estamos ante cuestiones de orden público, habrán de ser aprobadas por el juez ya que los progenitores no tienen pleno poder de disposición sobre ellas (no se podría por ejemplo, pactar una pensión de alimentos mensual a favor de los menores tan limitada que no cubriera mínimamente los gastos del menor, etc).

Es conveniente que el Convenio Regulador lo redacte un abogado, ya que éste conocerá si los acuerdos a los que han llegado los cónyuges son legalmente posibles o no, de lo que dependerá que el juez apruebe ese convenio. Este convenio, una vez sea aprobado por el juez en la sentencia, solo podrá modificarse legalmente a través de un Procedimiento de Modificación de Medidas, cuando "siempre que hayan variado sustancialmente las circunstancias tenidas en cuenta al aprobarlas o acordarlas".

En el caso de que uno de los cónyuges no ratificara el convenio cuando fuera citado en el juzgado para ello, se archivará el procedimiento de forma automática, con lo cual habría que ir ya al divorcio contencioso.

 

5) He tenido una fuerte discusión con mi pareja y he decidido dejar temporalmente el domicilio familiar ¿me puede denunciar por abandono de hogar?

El abandono de la familia viene regulado en el art. 226.1 del Código Penal:

"El que dejare de cumplir los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar o de prestar la asistencia necesaria legalmente establecida para el sustento de sus descendientes, ascendientes o cónyuge, que se hallen necesitados, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses".


El hecho de abandonar el domicilio familiar o conyugal no significa que estemos ante un delito o falta. En muchas ocasiones se dan situaciones difíciles en la conviviencia del matrimonio o de la pareja, que pueden provocar que, para evitar males mayores, una de las partes decida abandonar el domicilio familiar. En estos casos es muy importante que quien abandona el domicilio siga haciéndose cargo de las obligaciones familiares en la medida de lo posible (cuidado de los hijos menores, comunicarse con ellos, contribuir a su sustento, visitarles, etc), evitando que el núcleo familiar caiga en una situación de necesidad absoluta.

La cuestión de la contribución al sustento de los menores o de toda la familia que ha quedado en la vivienda es fundamental, sobre todo en los casos en que aquella depende de los ingresos de quien abandona el domicilio. 

6) ¿Que es la patria potestad sobre los hijos menores? ¿Es lo mismo que la guarda y custodia?

La patria potestad son los derechos y obligaciones que tienen los padres para con sus hijos menores de edad solo por el hecho de serlo. Consiste en la capacidad de los padres de tomar decisiones que afectan a sus hijos menores (en cuestiones de salud, religión, educación, residencia, etc). Igualmente consiste en la obligación de los padres de velar por los hijos, tenerlos en su compañía, alimentarles, educarles y procurarles una formación integral.

Los padres tienen la facultad de representar a sus hijos, así como administrar sus bienes.

En la gran mayoría de los casos serán ambos padres los que ostenten la patria potestad de sus hijos, aunque existe la posibilidad de que legalmente se quite la patria potestad a alguno de los progenitores o incluso a ambos, como consecuencia de malos tratos a los hijos, incumplimiento reiterado de obligaciones para con los hijos, etc. El incumplimiento ha de ser grave y reiterado, ya que establece el Tribunal Supremo que la privación de la patria potestad "debe asentarse en la inobservancia de los deberes de atención y cuidado siempre y cuando sean constantes, graves y peligrosos para los hijos" (peligrosos en el sentido de que los hijos puedan quedar en una situación de desamparo). 

La patria potestad viene regulada en los arts. 154 y 156 del Código Civil.

La guarda y custodia se refiere a la conviviencia habitual de los hijos con uno de los progenitores, o alternativamente con ambos padres en los supuestos de custodia compartida.

Por lo tanto, la patria potestad no es lo mismo que la guarda y custodia. 

7) ¿Que es la pensión de alimentos?

La pensión de alimentos no es solo la comida, sino que es todo lo indispensable para el sustento, el alojamiento, el vestido y la asistencia médica. También se incluye como pensión de alimentos la educación e instrucción de los menores de edad, así como la de los mayores de edad que no han acabado con su formación, siempre y cuando la misma sea razonable.

8) ¿Quien esta obligado a prestar la pensión de alimentos?

Son ambos padres los que vienen obligados a prestar la pensión de alimentos a los hijos, en proporción a sus ingresos económicos y a su aportación personal.

La cuantía de la pensión de alimentos viene determinada por las necesidades de los hijos y las posibilidades económicas del progenitor obligado a prestar la pensión. Como ejemplo, el hecho de que el obligado a abonar la pensión de alimentos tenga unos ingresos elevados no va a signieficar que la pensión de alimentos igualmente vaya a ser muy elevada, pues lo que se valorará son los gastos reales del menor.

El progenitor que tenga la custodia no estará obligado a pagar pensión de alimentos alguna, puesto que habría de pagársela a sí mismo, pero habrá de contribuir con los gastos del menor ya que, en principio, con la pensión del padre no custodio tan solo se cubrirán una parte de los gastos del menor, siendo que el resto de gastos habrán de ser abonados por el padre que tenga la custodia (custodias monoparentales).

Con la pensión de alimentos se cubrirá todo lo indispensable para el sustento, el alojamiento, el vestido y la asistencia médica, así como la educación. Estamos hablando de los gastos ordinarios que se producen en el día a día.

Sin embargo la pensión de alimentos no cubre los gastos extraordinarios que pudieran producirse, que habitualmente se abonarán por mitad entre ambos padres, y que son aquellos de naturaleza medica, farmacéutica, ópticos, odontológicos, y demás de carácter medico no cubiertos porla Seguridad Social o seguro medico privado y los gastos extraordinarios por clases de apoyo o de refuerzo escolar que precise el menor y sean recomendadas por los profesores o tutores.

Los gastos no urgentes que tengan un origen lúdico (colonias de verano, cursos de surf, tenis, guitarra, etc) o académico (cursos en el extranjero, masters universitarios, etc) y que no cuenten para su realización con el acuerdo de ambos progenitores deberán abonarse por aquel que decida que ha de realizarse.

C/ BARROETA ALDAMAR 4 – 4º DPTO. 40 (junto a los juzgados) 48001 BILBAO